9 Mitos del coaching

En mis años de experiencia como coach he vivido situaciones geniales de aprendizajes con lo cotidiano, esto me a permitido recopilar estos 9 mitos sobre el coaching que hoy te comparto.

Recuerdo cuando viajé a Venezuela por primera vez, me sorprendió un sencillo diálogo cuando pregunté a alguien donde podría “coger un taxi”. Tremenda cara me hicieron, afortunadamente me entendieron. Luego ya con confianza uno de mis clientes finalizando una sesión me dijo, no pidas taxi, si quieres “yo te doy la cola” ¿Qué? Ahora la cara de sorpresa fue mía, ¿qué está diciendo? Por supuesto aprendí que esa expresión para ellos es equivalente al: “llevarte” colombiano, “dar un aventón” mexicano o “dar un ride” en USA.

Necesitamos comprender las interpretaciones que tenemos para poder entender el mensaje. Aclarar, comprender y aprender a ver desde cada punto de vista y dejar de hacernos ideas. Pues en el coaching sucede lo mismo, por esto quiero compartirte mi experiencia con algunos malentendidos o mitos acerca del coaching que he encontrado. Deseo te sirvan para que aclaremos y hablemos el mismo lenguaje de coaching.

1. El coaching reemplaza la psicología

Falso. Aunque expertos afirman que el coaching surge cuando la psicología humanista estaba en decadencia por los años 80, esto no tiene nada que ver con que reemplace la profesión del psicólogo. La psicoterapia, los procesos de diagnóstico, análisis de conductas y revisión de patologías asociadas con la psicología o alguna rama de la salud requieren del profesional experto en este campo.

La razón de ser del coaching, es acompañar a los clientes a lograr sus metas, propósitos y objetivos, cuando ellos cuentan con la facultad de reflexionar, reconocer sus oportunidades  y elegir voluntariamente las acciones hacia el logro de  sus metas. Los psicólogos que han incursionado en el coaching como segunda profesión, no podrán llamar coaching a las sesiones donde ven a sus clientes como pacientes de psicología, pues son dos profesiones muy diferentes.

Aunque algunas escuelas de psicología también apoyen a sus clientes a lograr objetivos, el rol del psicólogo es como el “experto”; el que tiene el conocimiento para analizar, diagnosticar, concluir y sugerir acciones que su cliente o paciente requiere. ¿En qué hay similitud o por qué la confusión? Muchas personas afirman experimentar con el coaching un efecto terapéutico, tomando en cuenta que en sus sesiones, liberan cargas emocionales y ordenan pensamientos que les genera una sensación de alivio y claridad.

2. Resuelve todo tipo de problemas

Falso. El coaching no resuelve problemas. Entendiendo como problema, el buscar explicaciones o la causa-raíz de alguna situación, que requerir de un conocimiento externo para su solución. De hecho, la palabra “problema” está fuera del lenguaje de coaching. En el coaching el actor principal es el cliente, todos los retos y desafíos que plantea en la sesiones requieren de su propia acción, capacidad y experiencia para lograr los resultados esperados.

3. Coaching significa entrenador

Falso. La palabra “coach”, deriva de la palabra “coche” o “carruaje”, éste que cumple la función de transportar personas de un lugar a otro. Es considerado su origen en Hungría, otros afirman que en Francia, en todo caso “no proviene del inglés”. Teniendo en cuenta que el coaching también transporta a las personas de un lugar a otro, es decir de donde están empezando su proceso de coaching hasta el logro de la meta o punto de llegada. Es común encontrar que las personas traducen del inglés la palabra coach, y es por esto que suelen afirmar que es sinónimo de entrenador. Encuentra mas información sobre la definicion de coaching aquí.

4. Los Coaches guían y enseñan

Falso. El coach no enseña, sin embargo el cliente aprende. El rol del coach es facilitar el aprendizaje y el progreso de su cliente. El aprendizaje proviene de la reflexión, autoconocimiento y la acción del cliente. Las respuestas que necesita el cliente para despejar el camino hacia el logro de su meta se encuentran dentro de si. Es por esto que la mayéutica Socrática es considerada una de las bases del coaching. Sócrates afirmaba que la verdad está dentro de nosotros. El coach facilita el aprendizaje, utilizando destrezas como la escucha empática, el no juicio, las preguntas poderosas y la conjugación de habilidades en comunicación que apoyan a su cliente a encontrar sus propias soluciones.

5. Coaching son conferencias y charlas de motivación

Falso. Aunque gracias a sus experiencias el coach ofrece conferencias y participa en foros, charlas y talleres donde comparte sus aprendizajes, conclusiones o teorías, esto no es hacer coaching. Desafortunadamente algunos expositores se han apropiado de este concepto, tal vez por desconocimiento, usándolo de forma equivocada. En las conferencias y las charlas, el protagonista es el expositor. En el coaching, el protagonista y experto  de su vida es el cliente.

También te será de utilidad aclarar las diferencias entre talleres grupales y coaching grupal, entre talleres de equipos y coaching de equipos. Sabrás que son conceptos totalmente diferentes.

6. Cuando una persona recibe coaching se gradúa de coach

Falso. He oído esto en el ambiente hispano aquí en Estados Unidos con mucha frecuencia. Personas beneficiadas de programas de “coaching grupal” o “conferencias de motivación” que prometen al terminar, certificarlos como Coaches. Desafortunadamente muchos caen en estos engaños. Podría afirmar que en estos casos ni el cliente ni el coach saben exactamente lo que están haciendo.  Un coach certificado por una entidad seria, jamás ofrecerá este tipo de servicios. Si lo hace, viola la ética de la profesión.

7. No es una profesión seria, ya que su formación es de menos de un año

Falso. El coaching es una de las profesiones más desarrolladas del siglo XXI. Es comprensible que quienes hemos estudiado nuestras profesiones a través de los modelos de educación formal universitario, nos cuestionemos esto; tranquilos, yo también lo hice en su momento. ¿Cómo es que pasamos 5 ó 6 años estudiando nuestra carrera profesional y los Coaches en menos de 1 año terminan sus programas de formación nivel Profesional?

Aún más desafiante saber que en los programas de educación formal el costo total de la carrera supera la inversión que se hace en la profesión de coaching. Y aún más desconcertante es saber que en el mercado, el coaching es una de las profesiones mejores pagadas en todo el mundo. La verdad es que, aunque un coach realiza su programa de formación en relativamente poco tiempo, requiere desarrollar hábitos, elecciones firmes en su crecimiento, e integrar y desarrollar autogestión para mantenerse actualizado. Requiere además ejercer continuamente la profesión y mantener su credencial vigente, haciendo programas de educación continuada que garanticen su madurez y experticia en el tiempo.

El coaching es una profesión de prestigio y además, es exigente en cuanto a la ética y la experiencia. No solo se requiere saber de coaching, se requiere SER coach, y por esto no hay fecha límite para terminar de formarnos.

8. Quienes aprenden Programación neurolingüística (PNL) o participan de programas de desarrollo personal son coaches

Falso. Si no estudiaste coaching y no eres certificado, no puedes decir que eres coach (pasa igual que con cualquier profesión). Indudablemente hay individuos y organizaciones que ofrecen programas de desarrollo personal que proporcionan grandes resultados en la vida. Cada persona que se enfoca en lograr su desarrollo, encuentra su mejor camino.

Es importante aclarar que los conceptos y bases desde las cuales operan estos programas son muy diferentes al coaching. Algunas escuelas han introducido conceptos de PNL a sus programas de formación en coaching, sin embargo esto no es necesario desde la perspectiva del coaching puro. En mi concepto, todo lo que insinúa juicio o intromisión en la vida del cliente, se aleja del concepto de coaching.

A veces mezclando no aclaramos, más bien confundimos. Conocerás también a “sofistas” de nuestro tiempo, que utilizan persuasión por persuasión y venden éxito y fama incondicionalmente. Para los coaches, sus principales herramientas son los valores universales y sus propias cualidades. “Aprender técnicas adiciona, y en el coaching la clave está en saber vaciar la mente”.

9. El coach no juzga ni opina en sus sesiones, por lo tanto debe vivir en un mundo neutro y sin criterio propio

Falso. El hecho de que los Coaches practiquemos el no juicio y honremos las experiencias y formas de pensar de nuestros clientes no indica que nos quedemos sin criterio propio. Algunos Coaches nos hemos sentido limitados para expresar nuestras propias creencias, por temor a “ofender” las creencias de nuestros clientes o para mantener esa imagen neutra de “aceptación” de su entorno. En primer lugar, es necesario que el coach reafirme su ser, esté claro y sea fiel a su propio sistema de creencias y posturas ante la vida. También tiene toda la libertad de abstenerse de ofrecer sus servicios profesionales en los casos donde sus valores y criterios estén en conflicto con los valores y creencias de sus clientes.

No todo coach es para todo tipo de clientes, a veces las posturas políticas, prácticas espirituales o culturales evidencian en qué nicho del mercado debes trabajar. Esto por supuesto, también hace parte de su conducta ética. Pueden surgir con alguna frecuencia conflictos dentro de las conversaciones de coaching, y para nosotros es muy importante saber manejarlos. La clave será no imponer consciente e inconscientemente nuestro sistema de valores y creencias.

Si te gusto este artículo o no, déjame tus comentarios en la parte de abajo, será de mucho aprendizaje para seguir mejorando este blog.

Si piensas que le puede servir a alguien más o se verá interesante en tu muro, comparte. ¡Muchas Gracias!

¡Pásala Chévere!

Leave a Comment