Cómo hacer más productivo tu negocio con Coaching

¿Tu empresa conoce el gran potencial de sus personas? ¿Se trabaja con una energía de equipo que propone mejoras constantes? ¿Cómo hacer más productivo tu negocio con Coaching?

Para las empresas, desconocer las capacidades y el potencial de sus talentos significa perder oportunidades de oro para lograr las metas que tanto se proponen. Si tus colaboradores o empleados están trabajando con baja motivación, solo cumplen lo que se les pide hacer y están en búsqueda constante de otras oportunidades, te están enviando el claro mensaje que no están tan felices contigo. Esto sin lugar a duda impacta la productividad que deseas alcanzar y puede generar dolores de cabeza.

 Si les preguntaras a cada uno de estos profesionales y trabajadores sobre sus verdaderas expectativas, posiblemente se mantengan en reserva ya que tu pregunta los tomará por sorpresa.

 Pero ¿Cómo sabes si funciona el coaching para tu empresa o tu negocio si no lo conoces y tienes pocas evidencias de su efectividad?

 

(Ve aquí los beneficios de usar coaching)

 

Podemos comparar esta situación con todo lo nuevo que alguna vez has realizado y aunque temías que no lo podrías lograr, funcionó.

 

Mira en qué necesitas enfocarte:

 

  1. Interesarte genuinamente en las personas.
  2. Conocer (escuchar) sus motivaciones profesionales.
  3. Ser claro en lo que esperas de ellos, y encontrar identidad entre la visión de la empresa y la visión personal de los colaboradores.
  4. Identificar las brechas entre su desempeño y sus resultados para crear un plan con ellos que sea realista para lograr lo esperado.
  5. Creer en tu gente, su capacidad, su potencial y enfocar en sus talentos.
  6. Ofrecer coaching, que beneficie el desempeño y su alineación con sus metas personales.
  7. Revisar tus planes de incentivos (no siempre son económicos) que se alineen a las motivaciones presentes.

Cuando estos objetivos son prioritarios, el resultado de trabajar con personas despejará tus dudas y te permitirá enfocarte.

 

Es típico creer que el mayor factor de motivación es el dinero, sin embargo no siempre es el factor más importante, existen otros en los cuales las organizaciones necesitan trabajar para lograr motivación y compromiso en su gente.

 

Las personas pueden motivarse por algunas o todas las siguientes variables  de motivación personal

 

  1. Un liderazgo inspirador.
  2. Tener oportunidades de aprendizaje continuo y crecimiento profesional.
  3. Estar en un ambiente que ofrezca bienestar y buen trato.
  4. Interacción con personas que estimulen las sanas relaciones de equipo y compartan valores.
  5. La oportunidad de hacer carrera.
  6. Un ambiente que promueva la creatividad y tome en cuenta sus buenas ideas.
  7. Un plan de incentivos hacia el mejoramiento contínuo. Insisto no siempre son económicos, pueden ser premios, comidas, días libres e inclusive apoyar algún tema de su interés.

 

Para lograrlo, primero necesitamos establecer metas medibles que nos ayuden a hacer cambios y revisar los resultados en la marcha. Tener objetivos medibles nos apoya a demostrar ver si somos efectivos y nos ayuda a hacer mejoras.

Establece metas SMART

 Este acrónimo que está siendo muy utilizado tanto en coaching como en otras disciplinas, es un método efectivo de fácil para tener presente todo lo que se debe tener en cuenta en la definición de objetivos o metas.

 

Las metas no serán útiles si no son realistas. Aquí podrás ver como se establece una meta SMART:

 

  • Specific (específico): Define lo concreto, real y explícito que deseas lograr.
  • Medible: Crea un método para monitorear los resultados.
  • Alcanzable (realista): Trabaja para lograrlo aunque aparente ser difícil, pero posible. Considera los desafíos que pueden aparecer.
  • Recursos (habilidades, conocimientos, elementos, entre otros): Ten en cuenta lo que necesitas para lograrlo, ya sea que tu lo tienes o que necesitas de otros.
  • Tiempo: Define un plazo concreto, decir “algún día lo lograré” “muy pronto estaré listo” no es un objetivo específico; ponle fecha.

 

Manos a la obra, solo se requiere iniciar y darte la oportunidad de acercarte al coaching para ver su efecto de productividad en tu vida y en tu organización.

 

Busca un coach que cree ese vínculo de confianza y que veas alineado con tu estilo y tus intereses.

 

Si te gusto este artículo o no, déjame tus comentarios en la parte de abajo, será de mucho aprendizaje para seguir mejorando este blog.

 

Si piensas que le puede servir a alguien más o se verá interesante en tu muro, comparte. ¡Muchas Gracias!

 

¡Pásala Chévere!

Leave a Comment